Sesión de embarazo Laura y Ale

Hace unos meses nuestros amigos Laura y Ale nos comentaron que les hacía mucha ilusión que les hiciéramos unas fotos antes de que naciera Mario porque saben que Javi es aficionado a la fotografía. Él es quien entiende de objetivos, plano focal o balance de blanco pero yo pongo mi granito de arena como buenamente puedo, busco inspiración en Instagram y Pinterest con todos los hashtags posibles (¡hasta se aprende inglés con esto!), le ayudo a elegir planos, oriento un poco el tema de atrezzo y ¡hasta me atrevo a maquillar! (en este caso lo que pegaba era un no-makeup makeup o, lo que es lo mismo, maquillaje con efecto cara lavada). En definitiva creo los dos formamos buen equipo, somos aficionados a lo bonito ¡y la fotografía no iba a ser menos!

Nuevos retos, nuevos aprendizajes

Una sesión de embarazo era todo un reto. Nunca lo habíamos hecho y la verdad es que si te pones a investigar por Internet te das cuenta de que en este tipo de sesiones la línea que separa lo elegante de lo vulgar es muy fina y es complicado no caer en ‘el lado oscuro’ pero nosotros contábamos con dos cosas a nuestro favor:

  • Tenemos unos modelos guapetes ¿eh? ¡Es indudable!
  • Cuando las cosas se hacen con cariño salen bien. Adoramos a los dos y por supuesto ya queremos a Mario ¡y eso que aún falta un mes para conocerlo!

Pintura de vientre para embarazadas

Además unos amigos les habían regalado la pintura de vientre y aprovechamos para plasmar el resultado. Para ello vino Melania Pintaora, una chica de Cádiz encantadora que estuvo con Laura casi dos horas en una habitación con música, velas… todo muy zen y muy curioso.

En definitiva, pasamos un día divertido y quedará para siempre en nuestro recuerdo.