Siempre había oído la expresión “me he devorado este libro” y confieso que nunca me había gustado, me parecía hasta desagradable porque tengo la virtud o el defecto de visualizar demasiado. Para mí la imagen lo es todo y claro, me imaginaba a esa persona comiendo papel, ¡qué locura! pero es así, odiaba esa expresión hasta que ‘No madres’ llegó a mis manos un día de las pasadas Navidades. El repartidor de Amazon llamó a mi puerta a las 10 de la mañana y creo que a las 14 de la tarde llevaba leído casi la mitad, así que tengo que admitir que me lo he devorado (sí, todo cae encima).

Una vez más recordé a mi abuela y de cuánto nos reímos una mañana de Reyes cuando abrió su regalo, (un libro de los gordotes, si no tenía 400 páginas poco le faltaban). Se sentó en el sofá, muy calladita ella y mientras mi madre y yo hacíamos la comida, inexplicablemente, se leyó el libro. Nunca supimos cómo realizó esa proeza pero el caso es que nos lo explicó con todo lujo de detalles, era verdad, ¡se lo había leído!

‘No madres’ me llamó la atención en principio por su título. Por fin, alguien daba voz a aquellas mujeres que no quieren o no pueden ser madres pero que no por ello son menos mujeres o peores personas. Me provocaba curiosidad de qué manera se había abordado el tema, cómo alguien había osado a desafiar al movimiento, cada vez más en boga, de mujeres “talibanas de la maternidad” que inexplicablemente proliferan en todos los ámbitos, cada vez son más, ¡nos invaden! Que se lo digan a Samanta Villar, a la que han llevado a la hoguera por unas afirmaciones que (vale, aceptamos barco) no han sido ‘políticamente correctas’, pero que a mi parecer lo único que pretendían dar otro punto de vista acerca de la maternidad. Realmente, Samanta quería advertir que no todo es de color de rosa o celeste, que también hay grises ¡e incluso negros! Pero bueno, esa es otra cuestión.

De unos años a aquí me ha interesado mucho cómo ha emergido el movimiento de las “neomadres”. Entiendo todo eso de que la maternidad cambia tu vida pero, visto desde fuera, me parece una locura que la anule, que dejes de ser tú para ser la madre de “fulanito/a” y que te consideres por ello más afortunada que las no madres. Además me parece que es algo relativamente nuevo, una especie de moda, mi madre no dejó de ser inquieta y seguir aprendiendo en su carrera profesional, no dejó de escuchar a Mecano ni a Freddie Mercury para poner incansablemente canciones de Teresa Rabal, sus conversaciones con su entorno no se limitaban a temas infantiles y creedme que no he crecido traumatizada por ello.

Volviendo al libro, la obra está claramente estructurada en dos partes. La primera mitad (que me absorbió completamente) narra cómo su autora, María Fernández-Miranda (periodista, subdirectora de la revista Cosmopolitan) que en un principio no tenía la maternidad como objetivo fundamental de su vida, se ve inmersa en un proceso de siete fecundaciones in-vitro con resultado negativo. María padece endometriosis, una enfermedad muy extendida entre las mujeres y de la que poco o nada se habla. Me encanta cómo la define o resume en su libro, creo que no hay mejor manera de hacerlo que esta:

“Tengo una enfermedad benigna (qué suerte la mía) que me impide quedarme embarazada de manera natural y para aliviar sus síntomas lo mejor que puedo hacer es quedarme embarazada mientras tomo una píldora cuyo efecto principal es el de evitar los embarazos”

La forma en que describe las sensaciones, los sentimientos provocados por los comentarios del entorno, la frustración, los momentos de reflexión, las conclusiones extraídas… son de una calidad extraordinaria. Describe cómo tras el dinero, el tiempo, la salud y el sufrimiento invertidos se da cuenta que realmente, lo que le ha llevado a pasar por eso, es la realidad que vivimos las mujeres en edad fértil, constantemente perseguidas por las preguntas: ¿y tú para cuándo? ¿es que no te animas? que dan por hecho que tienes que dar ese paso para que la felicidad plena llegue a tu vida. Y lo peor de todo es que las más preguntonas, las que más meten el dedito en la llaga somos nosotras mismas, las mujeres.

Esta obra tiene párrafos que son para enmarcar, he leído y releído el siguiente, que resume perfectamente lo que se quiere transmitir:

“Junto a tantas supermadres, también hay mujeres (cada vez más) que no quieres tener hijos, y hay mujeres que no pueden tener hijos. Yo he pertenecido a ambos bandos […]. Y en este proceso de adaptación sólo me ha ayudado una cosa: escuchar a las que se encuentran en mi mismo barco, a las que por distintas razones no han podido o no han querido tener descendencia. Lo que pasa es que me ha costado encontrarlas, porque casi todas están calladas, sepultadas bajo la avalancha de blogs, libros y tuits que machaconamente debaten sobre pañales y biberones, como si nunca antes en la historia de la humanidad hubiesen existido las mujeres que dan a luz. Y yo me pregunto: ¿acaso no ha llegado la hora de que nosotras también expresemos cómo nos sentimos?”

La segunda parte de este libro se compone de las historias de otras no madres conocidas por todos como Maribel Verdú, Paula Vázquez, Alaska… que han prestado su voz para reivindicar que la maternidad no es la única opción que tiene la mujer y que hay otras maneras de sentirse felices y completas. Y por último, la autora rinde homenaje a mujeres como Frida Kahlo, Coco Chanel, Katharine Hepburn o Virginia Woolf (precisamente estoy escribiendo este post mientras escucho la maravillosa banda sonora de ‘Las Horas’, ¡peliculón!) que sin haber sido madres han dejado huella en la historia porque ¡sí! aunque la sociedad nos haga ver lo contrario, se puede ser alguien en la vida pese a no dejar en ella descendencia alguna.

Presentación del libro 'No madres'

Presentación del libro ‘No madres’. Foto: diezminutos.es

Y vosotros/as ¿Qué os estáis leyendo ahora mismo? ¿También os habéis puesto como propósito de 2018 leer más? Yo estoy convencida de que este año sí lo voy a llevar a cabo porque tengo una larga lista de libros que estoy deseando pillar, el siguiente va a ser el archiconocido ‘Patria’ de Fernando Aramburu, que lo tengo a la mitad y luego creo que comenzaré ‘El cuento de la criada’ de Margaret Atwood, ya que me superencantó la serie en HBO pero para más adelante estoy abierta a sugerencias, ¿qué me recomendáis? me encantaría intercambiar descubrimientos. 🙂